Portada
Contacto
Seguinos en Facebook
Farmacia de Turno


























  Noticias  
13-07-2012 - Tecnología
¡Computadora, te quiero pero a veces te odio!



Las frustraciones informáticas más usuales

Ante la irrupción de errores y fallas, ¿quién no ha querido alguna vez lanzar el equipo por la ventana? Un repaso de aquellos molestos asuntos tecnológicos que provocan nuestro enojo.

Compañera cotidiana, la tecnología genera amores y también odios. ¡Cuántos de nosotros hemos ´´peleado´´ con una computadora obstinada en no arrancar! ¡Cuántos hemos luchado intentando instalar una placa que el sistema operativo no quiere reconocer, incluso con todos los drivers disponibles!

Con base en informes de los medios PCWorld y The Verge, el mencionado estudio indica que el 55 por ciento de los usuarios manifiesta ´´estar frustrado a veces´´ en torno al uso informático, mientras que el 16 por ciento admite que ello ocurre todos los días. Además, el 83 por ciento afirmó haber sufrido algún inconveniente de software o hardware durante los primeros doce meses luego de haber adquirido una nueva PC.

Ahora bien, ¿cuál es la experiencia informática más frustrante? Según el informe, la navegación web ocupa el primer puesto en el podio: los usuarios indicaron que las descargas lentas, la caída de la conexión y los anuncios emergentes son los máximos responsables de enojos. En el listado le siguen el manejo de emails y los procesadores de texto, en el segundo y tercer lugar respectivamente.

Veamos aquellas seis cosas que la gente más odia de sus computadoras.

1- Las ventanas emergentes (Pop Ups): 27 por ciento

2- Los precios elevados: 19 por ciento

3- Información peligrosa: 18 por ciento

4- Entornos demasiado complicados: 13 por ciento

5- Los peligros para los niños: 12 por ciento

6- Que se rompe muy fácilmente: 11 por ciento

Por último, ¡es bueno es saber que uno no es el único loco! El colorido recuento indica que, ante equipos que presentan defectos en su funcionamiento, el 70 por ciento de los usuarios gritó, maldijo, vociferó malas palabras y estuvo de mal genio. Porque, aunque más tarde nos reconciliemos, a veces queremos lanzar la computadora por la ventana.