Portada
Contacto
Seguinos en Facebook
Farmacia de Turno


























  Noticias  
05-12-2012
Esperando las vacaciones ¿con estrés o sin estrés?



Llegó diciembre. Mes emotivo, de reuniones familiares, de trabajo, brindis con amigos, fiestas de fin de año. Mes de planificación de proyectos que quedaron pendientes para el año que viene. Las vacaciones cada vez más cerca. Pero no todo es color de rosa. También es un mes de cierre, donde se vive a las corridas. Justamente por los mismos motivos.

Muchos comienzan  a tomarse vacaciones, o a planificarlas. 1 semana, 15 días o lo que se pueda. Siempre con la esperanza de alcanzar el  descanso después de un año duro de trabajo.

En vacaciones es momento de disfrutar: relajarse, conocer un lugar nuevo, realizar actividades que nos gustan, compartir tiempo con nuestros seres queridos... principalmente es nuestro momento del año para disfrutar. Pero ¿esto debería ser algo exclusivo de la época de las vacaciones?

Durante el año muchas veces los espacios de ocio quedan relegados para más adelante. Los viajes, el deporte, el descanso... pero,  para tener una mejor calidad de vida, es necesario contar con estos espacios de esparcimiento a la par de  las obligaciones.

Es importante no llegar con un alto nivel de estrés a la etapa de las vacaciones. 

Las obligaciones laborales, el ritmo de trabajo, los conflictos, hacen que nos cansemos durante todo el año. Es importante reconocer donde está nuestro límite. Hasta donde podemos llegar. No solo hay que cumplir con los compromisos de orden laboral sino también personales, con nosotros mismos. Dedicarnos tiempo para relajarnos, sea practicando un deporte, o algo artístico,  haciendo algo que nos gusta: desconectarnos y conectarnos con otra cosa. Con el acto de dormir más horas simplemente no alcanza. Es importante lograr un descanso en vigilia. Hacer que la mente descanse. Desconectarnos, pero conectarnos a otra actividad que nos quite la tensión.

Es posible que el hecho de no poder poner límites a nuestras obligaciones, o de alguna manera no dedicarnos el tiempo para el descanso, pudiera generar un malestar que se manifieste en enfermedades. Desde algo tan simple como el cansancio crónico  o una gripe, hasta cuestiones complicadas como las famosas enfermedades psicosomáticas, como por ejemplo, la úlcera, la dermatitis (afecciones de la piel) entre otras. Cuando los recursos que poseemos para hacer frente a las tensiones de nuestra vida, o resolver nuestros conflictos, están por decirlo de alguna manera, sobrepasados el cuerpo es el que habla y lo hace a través de dichas afecciones.

Si bien es necesario proyectar con ganas este período, tener una visión realista de las vacaciones es mejor. Es decir, no idealizar esta etapa poniendo muchas expectativas. A veces se espera mucho de las vacaciones y la vuelta a la rutina puede mostrarnos que no concretamos todo lo que quisimos, que no regresamos tan renovados como esperábamos.

Por eso es tan importante lograr un equilibrio entre las obligaciones y el tiempo que nos dedicamos a cuidarnos a nosotros mismos.
Para llevar una vida más sana, el objetivo ideal  es mejorar la calidad de vida también durante el año y no esperar a los 15 días de vacaciones para descansar y des estresarse.

Lic. Mariana Gilbert
Psicóloga  UBA

Especializada en Clínica de Adultos en el servicio de Salud Mental del Hospital J.M. Penna de Cap. Fed. Forma parte de Institutos de Salud Mental de Buenos Aires.
licgilbert@gmail.com